admin junio 5, 2018

Las draconianas políticas de aborto en América Latina han causado la muerte innecesaria de miles de mujeres, dijo el secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty, al pedir un impulso decisivo para la legalización del procedimiento en toda la región.

Argentina tiene leyes de aborto muy restrictivas. Incluso en el caso de violación, o cuando la vida de una mujer está en peligro y la ley permite el aborto, los médicos a menudo no están dispuestos a proceder por temor a ser procesados.

Cambios en la ley

Pero un cambio en la opinión pública ha obligado al Congreso a votar un proyecto de ley para cambiar la ley a finales de este mes. La enmienda permitiría terminaciones en las primeras 14 semanas de embarazo.

Esta creciente demanda de cambios legales ha llevado incluso a Mauricio Macri, presidente de centro-derecha de Argentina -quien se ha declarado repetidamente pro-vida- a cambiar su posición. La semana pasada, dijo que si el Congreso vota a favor de flexibilizar las leyes de aborto el 20 de marzo, no vetaría la decisión.

El número de partidarios a favor del derecho a decidir ha aumentado constantemente desde 2015, cuando comenzaron las protestas contra la violencia de género en Argentina, que se estima que se cobra la vida de una mujer cada 30 horas.

Violencia machista

La multitud de mujeres que se congregaban en la histórica Plaza de Mayo, en el centro de Buenos Aires, bajo la lluvia helada, era tan grande que algunas tuvieron que cerrar sus paraguas para que todos encajaran. “El machismo mata”, leyó el letrero pintado a mano y sostenido en alto por una joven.

Decenas de miles de mujeres marcharon el miércoles para protestar contra el creciente problema de la violencia contra las mujeres en Argentina, un problema tan prevalente que el país sancionó hace cuatro años una ley que define legalmente como “feminicidio” los casos de violencia doméstica, los llamados asesinatos de “honor” y otras categorías de crímenes de odio contra las mujeres.

La marcha de Buenos Aires fue igualada por otras en Argentina y otros países de América del Sur, después de que grupos de mujeres pidieran solidaridad a través de los medios sociales bajo los hashtags #NiUnaMenos y #BlackWednesday.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *